Notificaciones Electrónicas y Nulidades en el Proceso Judicial Bonaerense

NULIDADES PROCESALES. NOTIFICACIONES ELECTRÓNICAS. NULIDAD DE LA NOTIFICACIÓN. CARGA DE LA PRUEBA. FACULTADES DEL JUEZ. GARANTÍAS CONSTITUCIONALES
Se desestima -por extemporáneo- el planteo de nulidad de la cédula electrónica que notificó a la demandada de la sentencia definitiva, así como también -por las mismas razones- el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley, al constatarse que el plazo reglado en el artículo 170 “in fine” del Código Procesal Civil y Comercial (cinco días desde el conocimiento del acto viciado) había expirado, lo que impidió toda declaración de nulidad al respecto por haber operado el instituto de la subsanación del defecto por consentimiento del interesado.


Planteado el incidente de nulidad de la notificación, la parte debe manifestar el tiempo y modo en que ha llegado a conocimiento del acto procesal cuya invalidez persigue. Y la falta de acreditación fehaciente de ello implica ab initio la endeblez de la pretensión, tornando operativa la convalidación tácita o presunta del supuesto acto irregular por el transcurso del plazo legal para cuestionarlo.
Aunque sea cierto que los jueces deben dirigir el proceso disponiendo de oficio toda diligencia que fuere necesaria para evitar nulidades, objetivo para cuyo cumplimiento cuentan con facultades ordenatorias e instructorias, ello encuentra su límite infranqueable en el respeto irrestricto a las normas que rigen el proceso y la igualdad de las partes.
TERMINAL BAHÍA BLANCA SA c/MUNICIPALIDAD DE BAHÍA BLANCA s/PRETENSIÓN ANULATORIA – OTROS JUICIOS – CÁM. NAC. CONT. ADM MAR DEL PLATA – 26/09/2017 – CITA DIGITAL IUSJU024281E
NOTIFICACIONES ELECTRÓNICAS Y NULIDADES EN EL PROCESO JUDICIAL BONAERENSE
Nota al fallo
Gastón E. Bielli(*) y Andrés L. Nizzo(**)
I – Introducción
Un pronunciamiento dictado por la Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo de Mar del Plata, nos convoca a analizar algunos aspectos vinculados con el régimen de nulidades procesales frente a la irrupción del sistema de notificaciones electrónicas, especialmente, cuando este último se ha empleado para notificar actos procesales que, por imperativo legal, no son pasibles de ser comunicados a través de medios electrónicos.
II – El caso. Antecedentes
La Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo con asiento en la ciudad de Mar del Plata, en oportunidad de resolver los recursos de apelación oportunamente deducidos por las demandadas, dictó sentencia definitiva en los términos del artículo 59 de la ley provincial 12008(1) en los autos “Terminal Bahía Blanca SA c/Municipalidad de Bahía Blanca s/pretensión anulatoria – otros juicios” (causa C-6935-BB1).
Ese pronunciamiento fue notificado a las partes por la Secretaría del Tribunal, a través de cédulas electrónicas que se depositaron en los domicilios electrónicos que aquellas habían respectivamente constituido con anterioridad en el expediente.
Posteriormente, la causa se devolvió al juzgado de origen. En esa instancia, se presentó la apoderada de la parte demandada y planteó la nulidad de la notificación electrónica de la sentencia del Órgano de Alzada.
La letrada apoderada de la demandada alegó -en apretada síntesis- que la notificación de ese acto procesal había sido practicada en infracción a lo dispuesto en el artículo 143 del CPCC Bs. As., en tanto establece que, a los fines de anoticiar las sentencias definitivas, no pueden utilizarse medios electrónicos de
comunicación. En esa misma oportunidad, se dio por notificada personalmente de la sentencia definitiva de segunda instancia e interpuso contra esta última un recurso extraordinario.
Remitidos los autos nuevamente a la Cámara de Apelación a fin de abordar el tratamiento del planteo de nulidad impetrado, la Presidencia del Tribunal, advirtiendo el error incurrido en cuanto al medio de notificación empleado para notificar la sentencia, tuvo a la nulidicente por notificada personalmente de esta última y ordenó, sin más, el pase al acuerdo para resolver acerca de la admisibilidad del recurso extraordinario
interpuesto.
Contra el auto dictado por la Presidencia del Tribunal, se alzó la parte actora solicitando al Plenario su revocación, aduciendo que no era cierto que las partes no estuviesen notificadas de la sentencia dictada por la Cámara, sino que -por el contrario- habían sido anoticiadas de ese decisorio mediante las cédulas electrónicas libradas por la Secretaría del órgano judicial. Sostuvo al respecto que, si bien tales notificaciones debieron ser
practicadas en soporte papel, en el caso, las partes guardaron silencio consintiendo de tal modo el acto irregular.
Sustanciado el planteo de revocatoria interpuesto por la parte actora con la contraria, se arribó al dictado de la resolución bajo glosa.
En primer lugar, los magistrados decidieron -por mayoría- hacer lugar al recurso de revocatoria deducido contra el auto de Presidencia, en tanto entendieron que al planteo de nulidad de notificación articulado por la demandada se le debió haber impreso el trámite incidental exigido por el artículo 149 del CPCC Bs. As., lo que fue desoído en el proveído impugnado.
Dejado de tal modo sin efecto el auto de Presidencia, pasaron a continuación a analizar el planteo de nulidad de la notificación impetrado por la accionada. Y en esa tarea -nuevamente por mayoría de opiniones-, resolvieron desestimar el mismo, por considerarlo extemporáneo.
Para arribar a la conclusión antedicha, los jueces principiaron por señalar que la parte que insta un planteo de nulidad de notificación debe manifestar el tiempo y el modo en que ha llegado a conocimiento del acto procesal cuya invalidez persigue, pues la ausencia de ese recaudo torna operativo el principio de convalidación tácita o presunta del supuesto acto irregular, por el transcurso del plazo legal para cuestionarlo (art. 170, CPCC Bs. As.). Con ese piso de marcha, indicaron que en el caso la cédula electrónica había sido librada el día 29/3/2017, entendiendo así que el acto de notificación defectuoso llegó a conocimiento del destinatario el día 31 del mismo mes y año -día viernes posterior de haber quedado la cédula electrónica a disposición del receptor-, por aplicación de lo dispuesto en el artículo 7 del reglamento para la notificación por medios electrónicos. (2) Bajo esas pautas, siendo que el planteo de nulidad había sido deducido el día 16/5/2017, los magistrados juzgaron que el mismo resultaba a todas luces tardío, dado que el plazo de cinco días que prevé el artículo 170 del CPCC Bs. As., computado a partir de la fecha en que el destinatario tomó conocimiento del acto irregular -hito que fuera determinado por el Tribunal el día 31/3/2017- había expirado el día 10/4/2017.
En base a ello, coligieron que la notificación de la sentencia definitiva de segunda instancia practicada mediante cédula electrónica quedó consentida por el destinatario, rechazando en consecuencia la nulidad articulada a su respecto.

Para leer la noticia entera haga click acá.

 

Conozca más haciendo click aquí.