Aniversario de la Constitución Nacional

En un nuevo aniversario de la sanción de la constitución nacional no podemos olvidar  que es el sinónimo de nuestra organización nacional. A través de esta expresión se expresa  las voluntades de constituir una comunidad cuyos rasgos fundamentales son un gobierno  limitado, el reconocimiento de los derechos humanos fundamentales, todo ello cristalizado  en el texto de una Ley Fundamental, denominada constitución. Ella es suprema, esta en la  cúspide del sistema jurídico de la Nación y por lo tanto en adelante todas las demás normas  que se dicten deberán guardar conformidad con ella. La aspiración máxima de esta  construcción queda consagrada con la institucionalización de un régimen político susceptible  de condicionar las conductas de los hombres en función de su contenido.

Ello es así, en tanto el sistema democrático de gobierno se sustenta en una relación  particular entre poder y derecho, es así como se construye el Estado de Derecho. El derecho  es una presencia esencial para la democracia ya que comprende a todos sus elementos, y a  las relaciones que los mismos suscitan de conformidad con una nota común a todos: el  sometimiento al marco jurídico positivo. Queda a cargo de los magistrados la dificilísima  tarea de asegurar que el imperio de la ley rija en toda circunstancia y ante todo, imponer los  contenidos contemplados en el marco constitucional y legal vigente en el país. El  constitucionalismo ha previsto para el buen funcionamiento de la democracia una serie de  requisitos que se agrupan de manera sistémica. Cuando las instituciones de un país se  comportan de conformidad con el marco de dicho sistema se puede afirmar que allí se ha  logrado una calidad institucional que se compadece con las pautas del Estado de Derecho.  La justicia y la seguridad jurídica son dos aspectos fundamentales para la concepción a que  estamos haciendo referencia y precisamente dos de las falencias más graves de nuestro  sistema a un siglo y medio de su puesta en marcha.

El constituyente argentino tuvo bien en claro la importancia de la justicia en la  construcción de la democracia. Así, fiel al pensamiento de Alberdi, desde el preámbulo, entre  los grandes objetivos de la Nación figura el de “afianzar la justicia”, pero la mención no se  agota allí ya que la preocupación por su independencia se refleja en varias cláusulas  constitucionales. Cuando un país logra constituir una justicia objetiva, es decir desprovista  de todo nexo susceptible de comprometerla con cualquier interés que no redunde en el respeto  irrestricto de la constitución y de las leyes que en su consecuencia se dicten, dicha meta ha  sido obtenida. Este significativo logro conlleva la consagración de una democracia plena al

permitir que imperen varios de los principios que más la caracterizan, como son, entre otros,  la seguridad jurídica, la separación, el control y la transparencia de la actividad de los poderes  políticos del Estado -Legislativo y Ejecutivo-, la vigencia irrestricta de los derechos humanos  y de los valores de libertad e igualdad en que ellos se nutren.

La justicia como valor, como función, encarnada en un poder o como una mera  aspiración de los ciudadanos, constituye en todos los casos un ingrediente trascendental del  Estado de Derecho. Su inclusión en este sistema de organización del poder, juega las veces  de un verdadero filtro a través del cual se van poniendo a prueba todos los restantes elementos  que integran esta noción. Si es cierto que la democracia se sustenta en la posibilidad de  asegurar un modo particular y delicado de distribución de poderes y de funciones, entre  gobernados y gobernantes, como así también entre los diferentes poderes estatales, la  concreción de tan complejo equilibrio reposa en última instancia en una estructura judicial  eficaz, dinámica, independiente, equitativa, que provea a la resolución imparcial de los  diferentes conflictos que surgen de las relaciones que se desarrollan en el interior de una  comunidad políticamente organizada. Por ello, la creación y la puesta en funcionamiento de  este importante dispositivo ha marcado a muchos de los más relevantes episodios  institucionales de la historia del constitucionalismo.

La democracia en nuestras latitudes acusa un serio déficit en esta materia. Si  realmente existe una asignatura pendiente en los incipientes estados de Derecho de América  Latina, ella es sin lugar a dudas la construcción de un Poder Judicial genuino y acorde con  los postulados del constitucionalismo. La laxitud de los controles que se ejercen sobre  nuestras instituciones, el desamparo que acusa el ciudadano común frente a una inquietante  y creciente cuota de impunidad, la falta de independencia de los tribunales, la escasa  formación de sus titulares y su designación muchas veces resultante de las relaciones con el  poder político, son algunas de la graves falencias que exhibe la organización de la justicia,  tanto en nuestro país, como en gran parte del subcontinente.

Encontrar una solución a tan alarmante estado de cosas, no sólo es un imperativo de  la conciencia democrática, sino y sobre todo un requisito indispensable para evitar el  derrumbe de la joven y frágil institucionalidad que hemos podido conseguir desde 1983. La  solución debe provenir no sólo de la labor legislativa, deben concurrir serios esfuerzos desde  el área educativa, enmarcada en un verdadero compromiso de los titulares de los poderes que

se una con la voluntad de la ciudadanía. La formación de los abogados en las facultades de  derecho de las diferentes universidades argentinas debe estar centrada en la calidad de  auxiliares de la justicia que a ellos les cabe de conformidad con lo que establecen nuestras  leyes. Asimismo, desde este rol se puede trabajar en la defensa de intereses públicos que  satisfagan el bienestar general y fortalezcan al régimen democrático.

En la actualidad el término seguridad jurídica es invocado reiteradamente, el mismo  aparece cada vez que se pone de manifiesto el debilitamiento de la independencia del Poder  Judicial, como así también cuando el Presidente abusa de sus prerrogativas en materia  legislativa; y, en general, cada vez que se percibe algún tipo de amenaza en el goce de alguno  de los derechos fundamentales. Pero, ¿qué queremos expresar cuando utilizamos esta suerte  de palabra símbolo? La seguridad jurídica constituye uno de los componentes esenciales del  Estado de Derecho y por ende de la democracia. Este régimen político aparece luego de una  larga y ardua lucha encaminada a la despersonalización del poder. Para ello se hizo necesario  expresar dentro de normas jurídicas todos los aspectos relacionados con la autoridad de los  gobernantes. Así, se crearon instituciones cuyos titulares sólo pueden ocuparlas por un plazo  predeterminado de tiempo y ejercer sus facultades de conformidad con las prescripciones  constitucionales y legales. Ellas apuntan, fundamentalmente, a limitar las prerrogativas de  los gobernantes, eliminando en cuanto sea posible, todo tipo de arbitrariedad de parte de ellos  en aras de conseguir la más plena vigencia de los derechos humanos. A este fenómeno se lo  conoce con el nombre de imperio de la ley el que se manifiesta de parte de los titulares del  poder a través de un comportamiento que sea previsible para los gobernados. Y, éste lo será  en la medida que se ajuste a derecho, es decir a los dictados de la Constitución del Estado  que es la norma suprema que contiene de manera ordenada las disposiciones de que  hablábamos al comienzo.

De este modo se logra la seguridad jurídica. Gracias a la cual dentro de una  comunidad políticamente organizada impera una situación en la cual todos los actores  conocen de antemano las reglas de juego, contenidas en normas jurídicas que operan como  diques de contención a los caprichos del “príncipe” y que les ofrecen todas las garantías  necesarias para la realización de sus actividades y para el pleno goce de sus derechos. Cuando  estos límites ceden y la observancia de las reglas queda sometida a la conveniencia y a la  libre interpretación del ocupante del poder, el edifico institucional flaquea con grave riesgo

para la continuidad de todo el sistema en su conjunto. He aquí el dilema a que se ve  confrontada cada vez de manera más dramática la jóven democracia argentina. ¿Es posible  conservar el Estado de Derecho en el marco de una situación en la cual el Poder ejecutivo ha  demostrado una vocación “devoradora” de la competencia de los otros dos poderes estatales  despreciando desaprensivamente la seguridad jurídica de los gobernados?.

Para hacer frente a tan alarmante amenaza debemos refundar los controles que la  constitución prevé, cuyo funcionamiento reposa sobre todo en el buen desempeño del Poder  Judicial. Así las cosas nuestra realidad institucional pareciera confrontarnos a un suerte de  círculo vicioso del cual aveces nos sentimos prisioneros, pero del que sólo podremos salir  airosos si manifestamos una voluntad inquebrantable de bregar por el respeto, en toda  circunstancia, del imperio de la ley. Un sistema que se dice democrático y que sin embargo  se desprende del Derecho en que se funda toda vez que so pretexto de hacer frente a una  emergencia apela a la razón de estado, poco a poco se va apartando de su constitución, para  internarse en un modelo cada vez más alejado de las exigencias que permiten el pleno  desarrollo, en libertad e igualdad. Hacemos votos para que este aniversario sirva como punto  de partida para volver a la constitución y de esa forma lograr que imperen los postulados a  los que sucintamente acá hacemos referencia…

Daniel A. Sabsay

Profesor Titular y Director de la Carrera de Derecho

Constitucional de la Facultad de Derecho de la Universidad de

Buenos Aires.

Contrataciones públicas de emergencia por COVID-19

Te invitamos a esta jornada online auspiciada por IEA Altos Estudios.

Jueves 24 de septiembre de 2020 a las 15 h, por Zoom.

Exponen:

  • Jesús Rodríguez, Presidente de la Auditoría General de la Nación
  • Martina Dirímele, Directora Ejecutiva del Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica
  • Carlos F. Balbín, Director del Centro de Estudios sobre Transparencia y Lucha contra la Corrupción

Modera: María O´Donell, Periodista y Politóloga

Organiza: Centro de Estudios sobre Transparencia y Lucha contra la Corrupción.

 

INSCRIPCIONES

Un cambio de paradigmas ante la actual realidad educativa.

Auspicia INSTITUTO DE ESTUDIOS ARGENTINOS.

Un nuevo marco tridimensional integrado por las tecnologías, los docentes y los estudiantes. Amalgamar el diálogo tradicional, presencial en el aula del profesor y estudiantes, con el importante aporte que brinda la tecnología, nos invita a analizar un abordaje diferente, que aplique a la formación del profesorado para la Educación Superior del futuro.

Doctorado en Derecho

Del 18 al 28 de Julio 2022

Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata

Acreditado por CONEAU Res. Nro. 891/15 

Categoría B 

Resolución Ministerial 197/15

Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata

Título que se otorga: “Doctor en Derecho”

Objetivo:

Su objetivo principal es la formación de graduados para desempeñarse en la academia y la investigación de las Ciencias Jurídicas, persigue formar especialistas investigadores que busquen desarrollar herramientas y técnicas de investigación científica,  para la obtención de verdaderos aportes originales en un área de conocimiento.

Cuerpo Docente

Directora: Ana M Vernetti

Docentes:

  • Claudina Oronesu
  • Leonardo Pérez Hegi
  • Agustina Palacios
  • Claudia Oviedo
  • Matías Schriber
  • Marcelo Rikert
  • Favio Farinella
  • Leila Devia
  • Federico Alvarez Larrondo
  • Laura Cipriano
  • Paula Muniagurria
  • Andrea Valle
  • Carlos Clerc
  • Alexis Simas
  • Eduardo Jiménez, entre otros.

Presencial e Intensiva para no residentes en la República Argentina

Del 19 al 29 de Julio 2021

Vacantes limitadas

Requisitos de Admisión:

Ser graduado en derecho de universidades públicas o privados, con título de abogado, licenciado en derecho o equivalente.

Documentación requerida

  • Curriculum vitae y solicitud de admisión entregado por la facultad al inicio de clases
  • Fotocopia simple Pasaporte,
  • Copia de título de grado autenticada por notario público y apostillada.
  • 2 fotos 4×4

Programa:

El plan de estudio está formulado de la siguiente manera:

1.-CICLO BÁSICOincluye las siguientes 3 asignaturas:

I.-Epistemología (24 hs. teóricas) 
            Tiene como objeto el estudio de las modernas concepciones en materia de filosofía de la ciencia con especial referencia a los problemas y
condiciones de producción y validación del conocimiento científico.-

II.-Metodología de la Investigación en Ciencias Jurídicas (48 hs. teóricas) 
            Tiene por finalidad proporcionar los conocimientos metodológicos y epistemológicos básicos del campo social y específicos de las ciencias
jurídicas, así como brindar un análisis de los problemas actuales que se plantean en el campo del derecho.

III.-Teoría General del Derecho (48 hs. teóricas)

Su objetivo es el análisis del Derecho como objeto científico, la estructura de los sistemas normativos jurídicos, los conflictos normativos y los llamados casos difíciles, y la interpretación y argumentación jurídica.-

 2.-CICLO DE PROFUNDIZACIÓN: 120 horas teóricas

Este Ciclo tiene por finalidad garantizar la realización de cursos que permitan al doctorando acceder a la totalidad de los créditos conferidos garantizando la formación seguida por el alumno. A través de este ciclo de 120 hs, el doctorando profundizará los conocimientos, mediante el cursado y aprobación de cursos de estudio e investigación organizados por la Facultad. El objeto de este ciclo consiste en sostener y fortalecer la coherencia académica del tema de investigación del doctorando en las áreas disciplinarias y de conocimiento.-

3.-CICLO DE ACTIVIDADES DE INVESTIGACIÓN: 360 horas prácticas

Luego de haber aprobado el Ciclo Básico y el Ciclo de Profundización el doctorando podrá avocarse a las actividades de investigación. Constará de 360 horas prácticas.

En el plazo de un año desde que finalizó los Ciclos Básicos y de profundización deberá presentar el plan de tesis y designar Director de Tesis.-

4.-TESIS: 720 horas para elaboración de la tesis final original

Esta carrera de Doctorado en Derecho finaliza con la elaboración y defensa de una tesis doctoral que consiste en un trabajo de investigación original e inédito sobre la base de una rigurosa metodología que permita superar la frontera del conocimiento actual en el tema elegido y constituya un aporte significativo al avance de las teorías. Las tareas destinadas a dicho trabajo serán objeto de informes de avance y deberán ser evaluados y aprobados por el Director de Tesis. Finalizada la tarea de investigación el doctorando presentará la tesis final con la conformidad de su Director de Tesis, en caso de extranjeros de lengua no hispana deberá ser presentada y defendida en español,  ésta  será sometida al estudio y aprobación de un tribunal constituido a propuesta de la Comisión de Doctorado e integrada por 3 (tres) doctores. Una vez aprobado el trabajo de investigación será sometido posteriormente a la defensa oral por parte del doctorando.-

La carga horaria total de la Carrera es de 1320 horas.-

Presencial e intensivo para extranjeros no residentes en la República Argentina. Se dicta en 4 encuentros semestrales de 2 semanas de duración cada uno de ellos.

El dictado se realiza en las aulas de posgrado de la Facultad de Derecho de la UNIVERSIDAD DE MAR DEL PLATA, durante las 2 últimas semanas de enero y de julio de cada año.

Doctorado en Derecho

Del 19 al 29 de Julio 2021

Contáctese con nosotros a través de:

Whatsapp y en forma inmediata nos ponemos a su disposición para resolver sus inquietudes, brindando personalmente la información que necesite:

Canal 1  |     Canal 2

O envíenos un correo y le enviaremos más información.

Haga su reserva de vacante abonando US 250 por Derecho de Inscripción

Realice el pago haciendo click en el siguiente botón:




Maestría en Derecho de Familia, Infancia y Adolescencia – UBA

1 al 31 de Octubre

Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires

Acreditado por Coneau  RESOLUCIÓN Nº: 402/10

Título que otorga: Magister de la Universidad de Buenos Aires en Derecho de Familia, Infancia y Adolescencia.

Duración: 4 encuentros semestrales de 2 semanas de duración cada uno de ellos. 2 años

Directora: Dra. Lidia B. Hernández

• Minyersky Nelly
• Fodor Sandra
• Maffia Diana
• Elias Felicitas
• Altamirano Florencia
• Graham Marisa
• Llobet Valeria
• Gentile Florencia
• Litchever Cecilia
• Magistris Gabriela
• Medan Marina
• Vilanova Catalina
• Zullita Felini
• Beloff Mary
• Calabrese Alberto
• Ryan Susana
• Daroqui Alcira
• Guemureman Silvia
• Chavanneau Silvia
• Rodriquez Enriquez Corina
• Pautassi Laura
• Cervone Nelida
• Szulc Andrea
• Giosa Laura
• Macri Maria Raquel
• Paggi Patricia
• Baliero de Burundarena
• Redondo Adriana
• Morales Nora
• Stolkilner Alicia
• Trumper Eugenia
• Sotelo Romelia
• Barcala Alejandra
• Feldfeber Myriam
• Caride Lucia
• Vassiliades Alejandro
• Isuani Fernando
• Daroqui Alcira
• Chaves Mariana
• Bernal Mariana
• Gerstenhaber Claudia

Presencial e Intensiva para no residentes en la República Argentina

1 al 31 de Octubre

Vacantes limitadas

Objetivos:

Los objetivos de la Maestría son:

  1. Formar expertos en el área con la idoneidad necesaria para que en un nivel de excelencia puedan actuar en el ámbito de la justicia de familia, tribunales de menores y defensoría pública de niños y adolescente, tanto en ámbito civil como en el penal.
  2. Capacitar al abogado en la comprensión del contenido de los derechos humanos, tanto de los derechos civiles y políticos, como los derechos económicos, sociales y culturales en su aplicación a las relaciones familiares, con el correlativo conocimiento de las distintas estrategias de protección social y jurídica. Esta preparación especializada constituye, una contribución relevante en el diseño de políticas familiares tendientes a favorecer el funcionamiento familiar en el marco social.
  3. Cooperar a la formación de recursos humanos dotados de las aptitudes necesarias que posibilite su participación en los distintos ámbitos institucionales, ya sea para la organización y ejecución de políticas públicas en el ámbito de la familia, la infancia y adolescencia, como para la elaboración de proyectos de ley atingentes a la materia.
  4. Formar expertos que puedan cumplir funciones en el marco internacional y en los procesos de integración en el ámbito regional.
  5. Ofrecer al graduado las herramientas necesarias para desarrollar tareas de investigación, tanto de naturaleza básica como aplicada, en conexión con los problemas de la realidad que permita la transferencia de los resultados a los distintos ámbitos sociales.
  6. En concordancia con el enfoque interdisciplinario de la Maestría, proporcionar al abogado la formación psicológica, sociológica y de otras disciplinas de las ciencias de la conducta que le posibiliten tener una visión sistémica de la familia, indispensable para la participación en equipos conformados por especialistas de distintas áreas científicas destinados a proyectar reformas legislativas, planear programas de políticas familiar o definir estrategias judiciales frente a los diversos problemas que afectan a la familia.
  7. Elevar el nivel académico del plantel docente en la enseñanza del derecho de familia en le nivel de grado y dotado de los instrumentos metodológicos propios de la enseñanza moderna con la finalidad de estimular la formación de recursos humanos altamente calificados en el ejercicio de la labor formativa, con visión crítica y sensibilidad frente a los problemas de nuestra sociedad.
  8. Brindar al maestrando la posibilidad de integrar espacios de reflexión y discusión de los distintos aspectos del derecho de familia, infancia y adolescencia que estimulen la creación normativa destinada a la mejora de las leyes, ya sea en el campo del derecho sustancial como procedimental.

Modalidad:

Presencial e intensiva para no residentes en la República Argentina se dicta en 4 encuentros semestrales de 2 semanas de duración cada uno de ellos.

El dictado se realiza en las aulas de posgrado de la Facultad de Derecho UBA, durante las 2 primeras semanas de agosto de cada año a tiempo completo. Serán 4 encuentros de 15 días cada uno.

Las materias se aprueban de acuerdo con la modalidad que fije cada profesor.

Aprobadas las asignaturas que integran el plan de estudios, el maestrando deberá presentar una tesis de maestría dentro de los 3 años de finalizada la cursada.

Requisitos de Admisión:

  • Los graduados con título de grado del área del derecho correspondiente a una carrera de CUATRO (4) años de duración como mínimo de universidades extranjeras o títulos equivalentes.
  • Los aspirante que no cumpla con el requisito establecido en el acápite anterior, en casos excepcionales, podrá ser admitido quien cuente con antecedentes de estudios realizados, investigación o profesionales relevantes siempre que tengan la recomendación. de la Comisión de la Maestría y con la aprobación del Consejo Directivo de la Facultad de Derecho.

Documentación requerida

  • Curriculum vitae
  • Fotocopia Pasaporte,
  • 3) Fotocopia Título anverso y reverso legalizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores también de su país. Si su país ha suscripto el convenio de la Haya, debe también tener la apostilla de la Haya.
  • La documentación enviada escaneada ineludiblemente deberá ser presentada en físico al inicio de la cursada

Programa:

Módulo I

  •  Derecho Matrimonial (18hs.)
  •  Psicología evolutiva del niño y adolescente (18hs.)
  • Sociología de la Familia (18hs.)
  • Régimen Patrimonial del Matrimonio (24hs.)
  • Psicología General de la Familia (18hs.)
  • Filiación (18hs.)
  • Los Derechos del niño y el adolescente. Responsabilidad Parental. Tutela y curatela. (24hs.)
  • Derecho Constitucional de Familia (18hs.)
  • La Familia en el Derecho Penal (12hs.)
  • La familia en el derecho Laboral, Tributario y de la Seguridad Social (12hs.)
  • Procedimientos en los juicios de Familia (18hs.)

Módulo II

  • El Derecho Internacional Privado en el Derecho de Familia y Derecho Sucesorio (12hs.)
  • Violencia Familiar (18hs.)
  • Control penal de la Infancia (15hs.)
  • Derecho de alimentos a los hijos y la Convención sobre los Derechos del Niño (18hs.)
  • Los Derechos del Niño en el Derecho Internacional y los Derechos Humanos (12hs.)
  • Procedimiento de Familia. Cuestiones complejas (15hs.)
  • Derecho Familiar Comparado (15hs.)
  • Convivencias de pareja (15hs.)

Módulo  III

  • Materias electivas de filosofía (60hs.)
  • Asignaturas de libre elección (132hs.)
  • Seminarios (51hs.)
  • Seminarios y Talleres para la Elaboración de la Tesis (160hs.)

Derecho de Familia, Infancia y Adolescencia – UBA

1 al 31 de Octubre

Contáctese con nosotros a través de:

Whatsapp y en forma inmediata nos ponemos a su disposición para resolver sus inquietudes, brindando personalmente la información que necesite:

Canal 1  |     Canal 2

O envíenos un correo y le enviaremos información detallada de la Maestría.

Haga su reserva de vacante abonando US 250 por Derecho de Inscripción

Realice el pago haciendo click en el siguiente botón: